Netiqueta de e-mail para colectivos virtuales

Traducción publicada originalmente en el blog “Contentious Politics in an Age of Austerity” de Cristina Flesher Fominaya: https://austerityprotests.wordpress.com/2015/05/14/netiqueta-de-e-mail-para-colectivos-virtuales/

Original en inglés: https://austerityprotests.wordpress.com/2015/05/03/email-etiquette-for-virtual-collectives/

Nota de la autora:

Recientemente publiqué un artículo llamado: <participación y la identidad colectiva en dos grupos de movimientos sociales “horizontales”). (The European Political Science Review doi:10.1017/S1755773914000423) >>

La gente me ha pedido que escriba algo sobre cuáles son las implicaciones prácticas de esto para los grupos, especialmente para colectivos virtuales, que intentan trabajar horizontalmente. He escrito este breve texto de abajo. Sin embargo, ¡recomiendo que leas el artículo para entender cómo y por qué suceden estos procesos a pesar de nuestras mejores intenciones! Si no puedes acceder a una copia sólo ponte en contacto y te enviaré una.

Netiqueta de e-mail para colectivos virtuales:

Las investigaciones muestran que la comunicación por e-mail, incluso en “grupos horizontales” está a menudo muy sesgada, reproduce desequilibros informales de poder, está influenciada por el género y puede ser usada para dominar discusiones y distorsionar los procesos de toma de decisiones (Cronauer 2004, Kavada 2007, 2009, 2010, Flesher Fominaya 2015).

El e-mail tiene ciertas ventajas pero también reproduce ciertas patologías. Aquellas personas que están siempre conectadas o son siempre las primeras en responder a los e-mails pueden dominar la discusión, mientras muchos factores inhiben la participación, incluyendo falta de confianza, la deferencia hacia la experiencia o autoridad percibida de alguna otra persona (con frecuencia esto está influenciado por el género, siendo los hombres quienes simultáneamente se presentan a sí mismos y son percibidos como la voz de la autoridad), no sentirse partícipe en la discusión, no tener tiempo para leer toda una larga cadena de e-mails, etc.

En la mayoría de listas de correo es una minoría la que participa mucho, el resto muy poco. Los hombres tienden a intervenir hasta 3 o 4 veces más que las mujeres. Otro patrón común es la comunicación binaria en la cual la gente sólo responderá a ciertos individuos y entre sí pero no a los demás de la lista. Todo esto varía, por supuesto, dependiendo de la clase de lista y grupo.

Además, debido a la rotura del espacio/tiempo en la comunicación, aquellas personas que llegan primero pueden dar forma a la discusión alejándola de su objetivo inicial, y aquéllas que se unen más tarde pueden encontrarse con que o bien sólo responden a la última formulación del asunto o bien que en la discusión parece que el “consenso” ya ha sido alcanzado, aun cuando en realidad sólo hayan participado unas pocas personas.

El e-mail también puede ser muy útil pero no debería ser el único medio de comunicación, y es por eso que otras herramientas como los Titan Pads pueden ayudar a crear espacios donde cualquiera puede entrar en una discusión, ver cómo ésta ha progresado y obtener una visión global del asuntoAun así los Titan Pads son buenos sólo para tareas específicas y el e-mail sigue siendo excelente para comunicaciones breves y coordinación. El e-mail es particularmente problemático como medio para tomar decisiones porque facilita el problema del “falso consenso”. Para todo aquello que no sean asuntos simples de coordinación se deben buscar otros mecanismos.

El e-mail funciona muy eficazmente en organizaciones jerárquicas o en grupos con roles y tareas claramente definidas, pero plantea más problemas a los grupos que intentan trabajar colectiva y horizontalmente sin mecanismos claramente definidos para tomar decisiones, roles claramente definidos, etc. Mientras que en una asamblea todo el mundo está ahí junto, puede haber una persona moderando, puedes leer el lenguaje corporal y animar a la participación, el e-mail no permite ninguna de esas cosas. Así pues conlleva un esfuerzo añadido intentar dialogar bien en listas, que rápidamente pueden ser dominadas por unas pocas voces.

Consejos para evitar las patologías del e-mail y no reproducir sus desequilibrios de poder y distorsiones:

  • Evita ser siempre la primera persona que interviene en las discusiones
  • Intenta que tus intervenciones sean breves. Los e-mails largos dan la impresión de que eres la autoridad y envían una señal de que te apropias del tema. También generan largas cadenas de e-mails que hacen aún más difícil que otras puedan ponerse al día.
  • Si ya has intervenido no vuelves a hacerlo a menos que simplemente estés aclarado tu propia opinión, hasta que otras hayan tenido una oportunidad de intervenir. No uses la excusa de la clarificación para simplemente volver a exponer tu propia postura. Clarifica si sientes que no te han entendido bien o te han malinterpretado.
  • No escribas e-mails clarificando las posturas de otras personas o reformulando debates o discusiones comenzadas por otras. Una vez más esto señala que “te pertenece” el tema o que tienes la autoridad para plantear preguntas al grupo que otras personas no tienen. Es paternalista, a pesar de bienintencionado.
  • Si sientes que debes reformular una discusión asegúrate de incluir todos los puntos de vista presentados por los demás, no sólo puntos simbólicos para enlazar con tu propia opinión sobre el asunto.
  • Ten en cuenta el género. Es un hecho muy triste que tanto hombres como mujeres (incluso feministas) perciban las voces masculinas como más autorizadas que las de las mujeres. Reflexiona sobre si estás cayendo inconscientemente en ese patrón. Haz un esfuerzo para validar conscientemente, en tus intervenciones, todas las voces. Ten en cuenta los desequilibrios de género en la comunicación.
  • Haz un esfuerzo para participar. Aunque simplemente respondas muy brevemente eso ayuda a otras personas a sentir que están siendo oídas, que otras están escuchando y participando. (Esto se aplica sólo para aquéllas que no han intervenido. La gente que siente que necesitan validar / responder a la voz de cada una de las demás personas están de hecho ejerciendo un predominio sobre el grupo. Se trata de comunicación por e-mail, no la terapía Rogeriana).
  • Evita responder siempre o sólo a ciertas personas.
  • Evita que las conversaciones deriven en discusiones entre 2 personas. Imagina que estás en una asamblea.
  • Date cuenta de cómo la comunicación reproduce relaciones de poder en el grupo. Si eres de esas personas que tiende a dominar o participar mucho, reflexiona sobre tus propias intervenciones. Hay una fina línea entre resultar de ayuda y dominar/controlar la comunicación. Si participas poco, pregúntate por qué eso es así. Sugiere formas de mejorar la comunicación. Ten en cuenta los desequilibrios de poder y tu propio rol en su reproducción.
  • Considera seriamente abrir un Titan Pad y trasladar a ese espacio la discusión y las propuestas. Envía notificaciones por e-mail acerca de los nuevos PADS y recuérdale a la gente que participe.
  • Recuerda que tener más experiencia (o pensar que la tienes) no te confiere automáticamente más autoridad.
  • Ten en cuenta los diferentes estilos retóricos. Los hombres, por ejemplo, a menudo hablan con la voz de la autoridad (ej: Os puedo asegurar que… Pienso que tendríamos que hacer X… Deberíamos hacer X… Como alguien con X años de experiencia en X, puedo decir que…). Las mujeres a menudo adoptan un estilo más reflexivo/abierto (Me pregunto si podríamos… A lo mejor podríamos… Tal vez podría ser una buena idea…). Recuerda que sólo porque algo sea dicho con autoridad no lo hace más válido. Decir algo con más vacilación o reflexivamente no lo hace menos válido. Diferentes culturas a menudo adoptan diferentes estilos discursivos, algunos más directos, otros mucho menos.
  • Ten en cuenta las diferencias de zona horaria y las muy reales diferencias en la habilidad de la gente para tener tiempo que dedicar al e-mail. Tener más tiempo para invertir en el e-mail confiere más poder para influir en las discusiones (no debería pero lo hace). Sé consciente de que tu habilidad para dedicarte a una discusión no te confiere automáticamente más autoridad en un grupo, e intenta reflexionar más sobre la frecuencia y extensión de tus intervenciones.
  • En el e-mail la gente que “llega tarde a la fiesta” a menudo siente que el consenso ya ha sido alcanzado o que se han perdido la parte de la discusión en la que podían realizar intervenciones útiles. Por esta razón, entre otras, a menudo un Titan Pad es una mejor idea.
  • Busca activamente alternativas al e-mail para los procesos de toma de decisiones de cualquier importancia, especialmente aquéllos relacionados con la manera en que el grupo trabaja internamente, aquellos que tengan que ver con elementos de la estrategia del colectivo, o asuntos donde realmente tendría que darse un quórum.
  • Comienza con la premisa de que el e-mail plantea barreras reales para la participación por múltiples razones. Muchos grupos operan bajo el supuesto de que el e-mail es inheréntemente democrático, horizontal y participativo, y tienen una capacidad de reflexión sobre ello realmente escasa. Esto es un error. Debido a que el e-mail está tan integrado en nuestras prácticas cotidianas, a menudo no logramos ver los impactos negativos que tiene o puede tener.

Referencias:

  • Cronauer, K. (2004), Activism and the Internet: A Socio-Political Analysis of How the Use of Electronic Mailing Lists Affects Mobilization in Social Movement Organizations, Vancouver, British Columbia: University of British Columbia.
  • Flesher Fominaya, C. (2015) Unintended Consequences: The Negative Impact of Email Use on Participation and Collective Identity in Two “Horizontal” Social Movement Groups. The European Political Science Review doi:10.1017/S1755773914000423
  • Kavada, A. (2007), The European Social Forum and the Internet: A Case Study of Communication Networks and Collective Action, PhD, University of Westminster, London.
    • (2009), ‘Email lists and the construction of an open and multifaceted identity: the case of the London
      2004 European Social Forum’, Information, Communication & Society 12: 817–839.
    • (2010), ‘Email lists and participatory democracy in the European Social Forum’, Media, Culture & Society 32: 355–372.
  • *** Los Titan Pads han sido adoptados por muchos grupos activistas en España como una forma efectiva de comunicación y coordinación que también supera muchas de las patologías del e-mail. Es una de las revoluciones digitales menos reconocidas en la práctica de la coordinación activista. Para saber más sobre los Titan Pads y cómo usarlos, ver: http://internal.masd.k12.wi.us/cms/0.Classroom.Connections/Documents/TitanPad-Guide.pdf
  • **** Aunque aquí me he centrado en los colectivos virtuales estos consejos también se aplican a asambleas/colectivos que tienen encuentros virtuales y presenciales. Para saber mucho más sobre la relación entre las esferas virtual y presencial y el impacto en el e-mail, léase el artículo “Unintended Consequences” (referenciado arriba)
Anuncios

Un comentario en “Netiqueta de e-mail para colectivos virtuales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s